fbpx Periodoncia - Clínica Odontológica Everest

Periodoncia

¿Qué es la Periodoncia?

 

Periodoncia es la especialidad de la odontología que previene, diagnóstica y cura las enfermedades en los tejidos que soportan de los dientes, siendo la encargada de la prevención y tratamiento de las enfermedades periimplantares como la periimplantitis.

 

El término Periodoncia abarca todo lo relacionado con el tratamiento de las enfermedades periodontales, es decir, aquellas que se producen por la acumulación de placa bacteriana y sarro a nivel del cuello de los dientes, la línea de la encía (gingivitis) y por debajo de esta última (periodontitis).

 

¿Cuáles son sus tratamientos?

 

El tratamiento de la gingivitis consiste en la realización de una limpieza de los dientes para eliminar los depósitos de tártaro y placa bacteriana, a la vez instruir al paciente a fin de efectuar controles periódicos para mantener en buen estado su salud bucal.

 

De no ser así , estas afecciones progresan transformándose en una etapa más avanzada en periodontitis, debido a la acumulación de placa bacteriana y tártaro, formando bolsas o sacos periodontales que dañan la raíz del diente, hueso y las estructuras de soporte.

 

Periodontitis

Si estas afecciones no son tratadas a tiempo puede ocasionar la movilidad dentaria y a la larga la perdida de los dientes. El hueso perdido no se recupera pero sí se puede detener el avance. La progresión de la enfermedad periodontal es lenta y tiene períodos de exacerbación y remisión; pero puede llegar a fases irreversibles.

¿Cuáles son los factores de riesgo que aumentan las posibilidades de tener una enfermedad periodontal?

-Tabaquismo
-Diabetes no compensada
-Mala higiene bucal
-Mal posición dentaria
-Factores genéticos
-Sequedad bucal por enfermedad autoinmune
-Cambios hormonales como el embarazo
-Restauraciones defectuosas o prótesis fijas mal ajustadas

¿Cuáles son los síntomas de una enfermedad periodontal?

– Mal aliento 
– Encías rojas o hinchadas
– Encías sensibles y de fácil sangramiento (las encías sanas no sangran)
– Dolor en los dientes en la masticación
– Movilidad dental (en etapas más avanzadas)
– Hipersensibilidad
– Encías separadas del diente
– Formación de sarro, cálculo dentario o tártaro

RECIBE NUESTRAS NOTICIAS