Radiografías Dentales

Las radiografías dentales son una útil herramienta como complemento para el diagnóstico de las lesiones de la cavidad oral, ya sean caries o de las estructuras óseas. Es una técnica de diagnóstico fundamental para el dentista ya que permite una detección rápida y eficaz de los posibles problemas que el paciente pueda tener en boca, evitando así retrasos innecesarios en el diagnóstico y tratamiento.
 
No todas las radiografías dentales son iguales ni sirven para lo mismo, por lo que hay distintos tipos y técnicas dependiendo de lo que el profesional necesite evaluar en su momento.
 
Existen diferentes tipos de radiografías dentales
 
1.- Radiografía retroalveolar o periapical.-Es más concreta para una zona determinada permitiendo evaluar el estado de dos o tres piezas dentarias. Permite visualizar en detalle la corona y raíz del diente, lo que permite al profesional tener una idea efectiva de la situación global del diente en especial con respecto al periápice o punta de la raíz del diente que es donde se visualizan las primeras lesiones óseas
 
2.- Radiografía aleta mordida ( bite wing ) o interproximal. Es una radiogafía  que se toma a boca cerrada mordiendo una aleta que trae la película y que permite visualizar las caries interproximales o entre los dientes, especialmente en zona de premolares y molares. Los dentistas recomiendan tomarse esta radiografía por lo menos una vez al año en  el control de sus dientes

3.- Ortopantomografía o radiografía panorámica.- Es una radiografía general de la boca que se toma con un aparato de rayos especial llamado ortopantomógrafo y permite tener una visión de conjunto del estado global de los maxilares y de los dientes, detectando posibles estructuras ocultas como por ejemplo posición de los terceros molares que pueden estar retenidos, impactados o incluídos, quistes y tumores
 
4.- Radiografía lateral.- Es menos utilizada   y  cuya función es evaluar relación entre maxilares y el cráneo, al igual que posibles desviaciones en la oclusión
 
5.- Teleradiografía.- Es una radiografía de la cara del paciente tomada a mayor distancia que lo habitual de ahí el término tele. Este espacio adicional ( el paciente se coloca a 2 metros de la placa) evita que la imagen se vea distorsionada por las estructuras óseas del cráneo. De esta forma se obtienen imágenes muy nítidas de los huesos de la cara y de los dientes del paciente. Estas radiografías permiten determinar el diagnóstico, plan de tratamiento y pronóstico de sus pacientes Pueden ser laterales o de perfil, siendo éstas últimas las de mayor uso en odontología
 
-Teleradiografía lateral o cefalometrías.- Son parte fundamental de los estudios de ortodoncia , ya que permiten medir los ángulos y proporciones de los huesos de la cara del pacientes y a partir de ellas  realizar lo que se conoce como estudios cefalométricos.
 
Con este tipo de estudio es posible conocer la relación entre maxilar superior e inferior y la de estos con el resto de los huesos del cráneo, posición de los dientes en los huesos, importantes a la hora de planificar un tratamiento de ortodoncia.
 
Existen dos standares para la realización de estos estudios el de Ricketts y el de Steiner y los ortodoncistas pueden escoger uno u otro. Con los datos cefalométricos, los ortodoncistas obtienen valiosa información para determinar diagnóstico , plan de tratamiento y pronóstico de sus pacientes. Junto con los demás componentes de un estudio de ortodoncia ( estudio fotográfico y modelos y las  radiografías panorámicas u ortopantomografía) son un método auxiliar para el diagnóstico de problemas de oclusión y mal formaciones craneofaciales.
 
Como toda prueba radiológica las teleradiografías no son aconsejables en mujeres embarazadas porque los rayos X pueden dañar al feto.
 
Tomografía computarizada de haz cónico ( Cone beam Computed Tomography )
 
Esta técnica se desarrolló a fines de los años 90 con el objeto de obtener scaneres tridimensionales del esqueleto maxilofacial con una dosis de radiación más baja que para la tomografía convencional, sumado al beneficio de obtener imágenes sin superposición, sin  distorsión y con una resolución que se traduce en imágenes de alta calidad diagnóstica, basándose en imágenes volumétricas tridimensionales necesarias para evitar cualquier tipo de complicaciones.
 
En odontología, la aplicación más importante es en implantología ya que permite detectar  estructuras anatómicas , evaluar morfolgía, cantidad y calidad del hueso y realizar mediciones exactas del reborde alveolar en ancho, largo y profundidad lo que permite determinar tamaño y modelo del implante a emplear y optimizar su localización como también reducir los riesgos quirúrgicos.
 
También es usado en endodoncia o tratamientos de conductos, ya que CB es capaz de detectar lesiones endodonticas permitiendo determinar con exactitud relaciones anatómicas como  el ápice de la raíz con las estructuras óseas vecinas como agujero mentoniano o seno maxilar entre otros.
 
Permite visualizar en una sola imagen la severidad de un trauma dentoalveolar, localizar una fractura ósea, además que es un examen más confortable para pacientes recientemente traumatizados.
 
Permite por otra parte analizar la anatomía de los conductos radiculares, así como el control del relleno endodóntico o en casos más severos fractura de una raíz con tratamiento de conductos.
 
En resumen, es hoy en día una de las técnicas más avanzadas en radiología computacional y que da una plena seguridad a los odontólogos en la planificación de sus tratamientos.
 
 

RECIBE NUESTRAS NOTICIAS