Implantología

La implantología se encargada de reemplazar las raíces dentales perdidas, a través de un implante y posteriormente una corona en forma de pieza dental, permitiendo así, devolver la funcionalidad y estética.

 

¿Qué es la implantología?

La función principal de la implantología es reemplazar piezas dentales perdidas mediante la instalación quirúrgica de un tornillo de titanio con forma de raíz dentaria en el maxilar superior o inferior, para luego adherir un diente artificial, logrando un aspecto y función completamente natural.

Cabe mencionar que el implante es capaz de unirse perfectamente con el hueso, en un proceso que tarda varios meses llamado osteointegración, donde la mandíbula crece y se une a la superficie del implante dental. 

Actualmente, el uso de los implantes dentales oseointegrados son una excelente solución para reemplazar los dientes perdidos y prótesis removibles (con o sin ganchos ) o puentes fijos. Asimismo, su efectividad es muy alta ya que “el tratamiento implantológico sigue siendo uno de los procedimientos odontológicos más seguros, con tasas de éxito superiores al 95%. Tanto es así que a los 15 años de su colocación, más del 90% de los implantes siguen funcionando correctamente”. Aseguran en la Gacetadental.

Implantología dental

Este procedimiento se realiza en tres pasos porque cada etapa requiere tiempo para sanar. 

1- El cirujano dentista ubicará el implante por debajo de la encía, insertándolo hasta el nivel del hueso para reemplazar la raíz del diente. Una vez que esto ocurre, comienza el proceso de osteointegración. 

2- Se verifica si el implante se ha integrado con éxito en la encía, para luego volver a abrir y colocar un pilar donde irá el nuevo diente.

3- El paso final es la fijación del diente protésico a los implantes integrados en la dentadura del paciente. Esto debe realizarse luego de algunas semanas posteriores de la etapa anterior para asegurar su efectividad.

¿Por qué podrías necesitar un Implante Dental?

Cuando un diente y/o molar (coloquialmente muela): 

Se encuentra ausente dentro de la boca.

Presencia de dientes sueltos.

Es imposible salvar, ya que se encuentra en muy mal estado o incluso fracturado.

 

Es importante mencionar que en algunos casos es posible que la cirugía de implantología no funcione debido al mal estado de la mandíbula. No obstante existe una alternativa para estos pacientes, se trata de la realización de un injerto óseo para que el hueso tenga mayor firmeza. Así lo comentan en el sitio Mayoclinic: “Si la mandíbula no es lo suficientemente gruesa o es demasiado blanda, podrás necesitar un injerto óseo antes de poder someterte a una cirugía de implante dental. Esto se debe a que la potente acción del masticado que realiza la boca ejerce una gran presión sobre el hueso y, si no puede soportar el implante, es probable que la cirugía fracase. Un injerto óseo puede crear una base más sólida para el implante”.

Los injertos sirven para dar una estructura de soporte para el desarrollo del hueso, estos pueden ser naturales (provenir del mismo cuerpo del paciente) o sintéticos. Todo dependerá de cada caso y del estado de la mandíbula del paciente.

Implantólogo

Es de suma importancia que la cirugía de implantología sea realizada en lugares certificados y con un especialista en el área, pues si se realiza con un odontólogo general puede correr el riesgo de que no domine la técnica a la perfección y se presenten infecciones.

En Clínica Everest contamos con profesionales de excelencia especializados y expertos en cirugías de implantología dental, con equipos de alta tecnología para todos nuestros procedimientos dentales. Así como también, contamos con especialidades como cirugía maxilofacial, bucal, ortodoncia, periodoncia, entre otros que entregan un servicio completo a nuestros pacientes para que puedan sonreírle a la vida de la mejor manera. 

No esperes más y reserva una hora cuanto antes para devolver la funcionalidad y estética a la pieza dental que te falta o está fracturada.

¡Reserva o dudas aquí!

Contenidos