fbpx La necesidad de la bioseguridad en odontología | Clínica Odontológica Everest

Noticias

La necesidad de la bioseguridad en odontología

Imagina visitar al dentista por una consulta rutinaria y salir afectado por una infección en tu boca u otra parte de tu cuerpo, el caso anterior puede ocurrir en centros dentales que no cuenten con una correcta bioseguridad en odontología, razón por la cual es importante revisar si la clínica o centro odontológico en donde te atiendes cumple con todas las normativas y obligaciones en bioseguridad.


En otras palabras, la bioseguridad en odontología no es más que la garantía de que tanto el paciente como el odontólogo, estarán protegidos en todo momento de poder contraer una enfermedad o infección en algún procedimiento. Las posibilidades de infecciones cruzadas (trasmisión de agentes infecciosos entre pacientes y personal sanitario) no deben existir en un centro de salud serio, para así evitar complicados patógenos como el citomegalovirus, virus de hepatitis B (VHB), virus de hepatitis C y virus de herpes, entre otros.

Conoce las normas de bioseguridad odontología

 

El Ministerio de Salud (Minsal) entregó las directrices sobre la bioseguridad revisada en la Norma General Técnica Sobre Atención Odontológica, manual que ha guiado los protocolos y procedimientos de las clínicas, centros de atención públicos y privados, en donde se desempeñen las especialidades en odontología.

 

Este manual de bioseguridad establece las conductas orientadas para asegurar una atención de alta calidad a los pacientes, y la segura interacción entre ellos y los profesionales. En otras palabras, esta norma establece los procedimientos para disminuir los riesgos de transmisión de enfermedades entre el personal y pacientes y entre los mismos pacientes o profesionales.

 

Estos protocolos de precaución y control de enfermedades establecen el adecuado manejo de las áreas de trabajo clínico, así como también las medidas de asepsia y antisepsia conducentes para un manejo controlado de la limpieza, desinfección y esterilización de los materiales e instrumentos. 

Por otra parte, las normas de bioseguridad en odontología plantean la aplicación de precauciones universales, esto fundamentado en tres dimensiones básicas: lavado de manos, barrera de protección y control de riesgos de accidentes cortopunzantes. Como ya se mencionó arriba, por igual procura la prevención de contaminación cruzada, promoviendo el adecuado manejo de los desechos resultantes de los procedimientos odontológicos.

Es importante destacar que estas normas se han establecido desde hace ya varias décadas, actualizándose constantemente para perfeccionar la bioseguridad en odontología. Sus primeras expresiones aparecieron en 1978, producto de las preocupaciones que dejó el virus de la Hepatitis B por esos años, pero no fue hasta 1986 que el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Atlanta (CDC), en Estados Unidos, da a conocer la primera guía sobre precauciones universales en cuanto a transmisión de patógenos.  

Control de infecciones y bioseguridad en odontología

 


Como ya se expresó con anterioridad, la bioseguridad en odontología tiene como función principal el control de infecciones, a través de las medidas de precauciones tomadas antes, durante y después de la atención de pacientes. Este control de infecciones se ha constituido en un sistema denominado B.E.D.A (Barreras, Esterilización, Desinfección y Asepsia).



Con respecto a las barreras del control de infecciones se puede mencionar el cuidado de planta física de los consultorios, la protección de los ambientes de trabajo, lavado de manos y uso de guantes; uso de guantes, anteojos, mascarillas y diques de goma; ropa de trabajo especializada, etc. La esterilización hace referencia a los métodos de esterilización: por calor seco, por calor húmedo bajo presión y por energía radiante.


Por último, el control de infecciones hace obligatorio la desinsectación de los elementos presentes en los centros de atención, como lo son las escupideras, superficies, el resto del instrumental de trabajo y el de las fresas. La asepsia y antisepsia es fundamental en la bioseguridad en odontología, es decir, no dejar espacio para que las infecciones y enfermedades amenacen a pacientes a al plantel de trabajo dental. 

RECIBE NUESTRAS NOTICIAS