¿Que es el Ácido hialurónico?

Independiente de cuántas cremas hidratantes utilicemos en el cuidado de nuestro rostro, el paso de los años de todos modos se dejará ver, menos o más dependiendo de cada persona. El pasar del tiempo produce que  la piel del rostro vaya perdiendo su elasticidad, que se vuelva más flácida y los músculos faciales cedan a la gravedad, lo que conlleva a la aparición de arrugas, líneas de expresión y la apariencia de un rostro cansado. Sin embargo, existen alternativas para sobrellevar el irremisible correr del tiempo, los tratamientos de medicina estética, en esta oportunidad revisamos las características y beneficios del ácido hialurónico.

 

El ácido hialurónico es una sustancia que se halla de manera natural en nuestro cuerpo. En efecto, es parte del colágeno que se encuentra en nuestra piel. Su función es ayudar a la hidratación de la piel y así mejorar su textura. No obstante, esta sustancia disminuye considerablemente su presencia en nuestro organismo con el pasar del tiempo, lo que nos obliga a encontrar una solución a esta deficiencia.

 

Aproximadamente a partir de los 35 años de edad las definiciones de muestra cara comienzan a cambiar notoriamente, esto precisamente producto de la pérdida de ácido hialurónico, en otras palabras, ya no contamos con la capacidad de retener el agua en la epidermis como antaño. Esta es la razón por la que el ácido hialurónico se ha convertido en uno de los ingredientes principales en los tratamientos antiedad.

Para qué sirve el ácido hialurónico

El relleno de ácido hialurónico se utiliza para “rellenar” o atenuar las arrugas estáticas, es decir, las arrugas que se ven aun cuando el rostro está en reposo, sin gesticular. También se utiliza para devolver volumen a las zonas en las que el mismo se perdió debido al proceso de envejecimiento, como mejillas, mentón y mandíbula, y para reducir las ojeras y aumentar el volumen de los labios.

Este gel de relleno de ácido hialurónico se aplica mediante micro-inyecciones directamente en la piel y, además de reponer el ácido hialurónico perdido, permite remodelar formas y contornos del rostro y labios, y otorgar volumen en las áreas modificadas por el proceso de envejecimiento; también permite rellenar surcos y arrugas estáticas, es decir, las arrugas más profundas y visibles con el rostro en reposo. la pérdida del efecto es gradual y la duración de sus resultados es en promedio de 9 meses a 1 año.

Ácido hialurónico

El ácido hialurónico, también conocido como glucosaminoglicano en el ámbito medicinal, no cumple únicamente objetivos de embellecimiento estético, ya que gracias a sus propiedades captadoras de agua ayuda a lubricar las articulaciones, de esta forma fortalece el movimiento. Asimismo, muchos deportistas consumen alimentos con presencia de ácido hialurónico como complemento alimenticio.

Bótox y ácido hialurónico, antes y después

Muchas veces confundimos ambos tratamientos, bótox y ácido hialurónico, a la hora de buscar una solución de medicina estética. El Bótox es la marca comercial de la toxina botulínica, una toxina muy poderosa que logra la paralización de los músculos en forma temporal, también se ocupa con fines estéticos para evitar o disminuir la formación de arrugas alrededor de los ojos o las de las entrecejas.

Entonces, por un lado tenemos el bótox, que paraliza la musculatura para evitar las arrugas producidas por el movimiento; en cambio, como ya se mencionó, el ácido hialurónico rellena las arrugas o surcos. Podríamos decir que estos dos procedimientos son complementarios, ya que el bótox se utiliza en el tercio superior del rostro y el ácido hialurónico en el tercio inferior. Si se complementan estas dos técnicas, estaríamos hablando de un efecto muy notorio, antes y después de realizarlo, puesto que el resultado rejuvenecedor sería óptimo.

¿Te gusto este artículo?
Regálanos un Me gusta y compártelo para que otros lo puedan leer también.

Artículos destacados

Artículos recientes

Artículos relacionados

Para dudas o reserva de hora llena el formulario