Ortodoncia invisible y problemas al hablar

La ortodoncia invisible tiene muchas ventajas frente a los típicos frenillos metálicos.  Corrige irregularidades y defectos en la posición de los dientes de una manera mucho más discreta y estética pero más allá de lo anterior, la ortodoncia invisible es más cómoda, evita la aparición de llagas y riesgo rozaduras, la posibilidad de quitarla ayuda a conseguir una correcta higiene bucodental y así, suma y sigue, pero… ¿Complica al hablar?

¿Complicaciones al hablar?

Es indiscutible que la ortodoncia invisible implica la introducción de un “aparato extraño” al interior de la boca, por lo tanto, existe un periodo de tiempo de adaptación, el que varía en función del diagnóstico, las características, sensibilidades y circunstancias de cada paciente. Sin embargo, este periodo de adaptación siempre será más breve que en el caso de usar frenillos metálicos.

Normalmente este tipo de ortodoncia se debe llevar puesta 22 horas diarias, se quita durante las comidas y la higiene bucodental, por lo que la importancia de que no influya negativamente a la hora de hablar es significativa.

Es importante aclarar que durante los primeros días de uso es normal sentir algunas complicaciones al hablar, ya que la lengua entra en contacto con los alineadores, los cuales cubren por completo todos los dientes y de allí entonces, que la pronunciación pueda verse alterada. Pero es sólo un efecto secundario y momentáneo, al igual que la salivación excesiva. En ambos casos, el regreso a la “normalidad” no tardará más que unos días, es cuestión de costumbre.

Hablar raro, no es consecuencia de la ortodoncia invisible ni siquiera un efecto secundario permanente, es el resultado lógico de llevar un objeto extraño en la boca al que tener que acostumbrarse y tras ello volver a la normalidad.

Clínica Everest invita a visitar al ortodoncista para aclarar todas las dudas que puedan presentarse frente a este tema y así no postergar este tratamiento que da soluciones tan efectivas a tantos problemas bucodentales por temor a hablar mal.

¿Te gusto este artículo?
Regálanos un Me gusta y compártelo para que otros lo puedan leer también.

Artículos destacados

Artículos recientes

Artículos relacionados

Para dudas o reserva de hora llena el formulario