¿Por qué se produce bruxismo en niñ@s?

El apretar los dientes involuntariamente hasta provocar un incómodo sonido y generar dolor o problemas mayores en la mandíbula, es lo que se conoce como bruxismo, trastorno que también se presenta en niñ@s.

No existe una causa única y definida de porqué se produce el bruxismo pero entre las teorías más consensuadas por los especialistas están:

·      Teoría psicológica: Desequilibrios psicológicos como el estrés, la ansiedad o depresión, serían los causantes del bruxismo, principalmente, en personas adultas.

·      Teoría neurológica: la hipersensibilidad de los receptores dopaminérgicos del sistema nervioso central serían los causantes del bruxismo.

·      Teoría oclusal: se trata de anomalías en la oclusión o mordida. La falta de alineación, de algunas piezas dentales o la mala posición de la mandíbula, serían las causantes del bruxismo.

Cualquiera de estas causan podrían provocar bruxismo, tanto en niñ@s como en adultos, pero en el caso de l@s menores, será responsabilidad de los padres poner atención y detectar estos trastornos en sus hijos. Puede resultar una tarea compleja, es por ello que Clínica Everest recomienda realizar controles permanentes con el dentista quien podrá detectar la existencia de este trastorno en l@s menores y darles tratamiento.

Incidencia en niñ@s

El bruxismo en niñ@s es más común de lo que se cree. Estudios especializados han arrojado que a lo menos 1 de cada 10 niñ@s pueden sufrir este trastorno y, aunque parezca difícil de creer, en su mayoría en edades muy temprana, de hecho, antes de iniciar su etapa escolar.

El rechinar o hacer sonar los dientes es la primera acción que permite detectarla presencia de bruxismo en niñ@s.

¿Cómo detectarlo?

Además del sonido, antes mencionado, existen otros síntomas que pueden ser alertas de la presencia de bruxismo en l@s menores:

·      Dientes desgastados.

·      Dolor o agotamiento mandibular.

·      Problemas al morder.

·      Dolor muscular. (Cara en general)

 

 

·      Dolor de cabeza.

·      Limitaciones para abrir la boca.

·      Movilidad anormal en los dientes (Como si estuvieran sueltos)

·      Retroceso en las encías, lo que hace que los dientes se vean más largos y en ocasiones, podría dejar el hueso dental a la vista, a esto se le llama: Retracción de las encías.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo son principalmente:

·      Contacto prematuro entre los dientes inferiores y superiores, es decir, antes de su correcto desarrollo, lo que se conoce como prematuridad dental.

·      Contactos dentales incorrectos que generan desviaciones de las piezas e incomodidad. Esto se conoce como interferencias dentales.

·      Estrés que se manifiesta durante el sueño y que provoca que l@s menores aprieten, involuntariamente, la mandíbula.

Tratamientos

Los tratamientos para el bruxismo en niñ@s tienen como objetivos principales prevenir el daño dental permanente, reducir el dolor y el rechinamiento de los dientes en l@s menores.

Antes de realizar cualquier tratamiento, es indispensable, que l@s menores tengan una buena salud dental. Es decir, dientes y encías sanas, sin caries, inflamaciones ni infecciones.

Los tipos de tratamiento son:

 

·      Ortodoncia.

 

·      Fisioterapia.

 

·      Farmacológico.

 

·      Rehabilitación con prótesis.

·      Tallado selectivo de piezas dentales.

·      Ajuste oclusal. (De la mordida)

 

·      Con férula de descarga.

Será el dentista, previo diagnóstico, quien determine el tratamiento más adecuado de acuerdo a la necesidad de cada menor.

Clínica Everest insiste en la importancia de cuidar la salud dental de l@s niños pues allí se define en gran medida, su salud bucodental para el resto de su vida.

¿Te gusto este artículo?
Regálanos un Me gusta y compártelo para que otros lo puedan leer también.

Artículos destacados

Artículos recientes

Artículos relacionados

Para dudas o reserva de hora llena el formulario