El dolor de espalda y los dientes

Es difícil creer que un dolor en la espalda o en el cuello puede estar relacionado con la posición de los dientes, pero cada vez existen más evidencias que demuestran la relación que existe entre la dentadura y otras partes del cuerpo. Una mala mordida, ya sea por falta de piezas o por malposiciones dentales, puede ser el origen de un dolor de espalda.

Nuestros huesos, músculos, ligamentos y articulaciones están relacionados entre sí y deben actuar en conjunto para que podamos realizar las funciones diarias como comer, hablar, tragar o reír. Por eso la posición de los dientes pueden desencadenar problemas y molestias musculares y posturales.

Dolor de espalda por una mala oclusión

Según Jean-Pierre Meersseman, doctor en quiropráctica y pionero en estudios de oclusión dental y la postura, un 30 a 40 por ciento de los dolores de espalda están siendo causados por una maloclusión dental. Esto es debido a que la mandíbula está conectada con los músculos y nervios de la columna vertebral.

La articulación de la mandíbula es la más compleja de cuerpo humano. En realidad, se trata de dos articulaciones, una a cada lado de la cabeza, que funcionan sincronizadamente. Se utiliza para hablar, masticar, deglutir, bostezar y en diversas expresiones faciales. La mandíbula se conecta al cráneo mediante la articulación temporomandibular que para lograr el perfecto equilibrio cada diente debe soportar la carga que le corresponde. Cuando perdemos piezas dentales o tenemos mal posición de ellas, el equilibrio se rompe y hace que los músculos de la cara se contraigan en forma distinta, o que unos hagan más esfuerzo que otros. Por ejemplo, los pacientes que han perdido piezas dentarias mastican más por un lado que el otro, lo que provoca atrofia muscular por el lado que no se utiliza e hipertrofia por el lado que sí se ocupa. Y cuando la mandíbula se desequilibra, el cráneo también adopta una malposición que actuará sobrecargando la columna cervical y en un intento de adaptación, la columna también adquirirá una posición anómala, provocando los mencionados dolores de espalda. Seguramente este malestar puede quitarse tomando analgésicos, pero si no se trata el problema de fondo, lo más probables es que nuevamente aparezca, volviéndose crónico. De ahí la importancia que los médicos puedan relacionar este tipo de patología con la oclusión dental.

Cómo afecta el bruxismo en los dolores de espalda y cervicales

El bruxismo es un trastorno en el que rechinas, crujes o aprietas los dientes. Además de traer una serie de consecuencias negativas en la dentadura, como desgaste dental y recesión en las encías, también puede provocar trastornos en la articulación temporomandibular, dando lugar a ruidos articulares, como crujidos o clics y limitación de la apertura bucal.

La fuerza habitual de masticación de un adulto varía entre los 15 y los 35 kilogramos, mientras que un paciente bruxista puede alcanzar los 250-350 kilogramos. Se llega hacer tanta fuerza que eso nos perjudica las cervicales por la tensión que se produce al apretar noche tras noche.

Posibles terapias

Existe una tendencia cada vez mayor a consultar a un odontólogo u ortodoncista cuando se presentan dolores de cabeza, cuello y/espalda que no encuentran respuesta en la medicina tradicional.

El tratamiento dependerá de cada caso en especial. Cuando la mala posición de los dientes trae problemas de dolor cervical o de espalda, la ortodoncia es fundamental en la solución. Recolocando los dientes en su correcta posición se corrigen las alteraciones de la mordida que afectan a la articulación temporomandibular y con ello los efectos colaterales como el dolor de cuello o columna.

En el caso del bruxismo se puede recurrir al uso nocturno de un plano de relajación que permite que la mandíbula se mueva libremente al morder mientras el paciente duerme, relajando los músculos masticatorios y evitando el desgaste por roce de las piezas dentales

En Clínica Everest evaluamos a nuestros pacientes de forma integral para ofrecer tratamientos multidisciplinarios que rehabilitan sus dientes en armonía y favorecen el equilibrio cráneo- mandibular.

¿Te gusto este artículo?
Regálanos un Me gusta y compártelo para que otros lo puedan leer también.

Artículos destacados

Artículos recientes

Artículos relacionados

Para dudas o reserva de hora llena el formulario