Noticias

Besos y contagio de enfermedades bucodentales

El cuidado de la salud bucodental es una cuestión personal pero cuando se trata de besos son dos las personas implicadas, por lo tanto, estar informados y tener los cuidados adecuados será fundamental.


 

Bacterias y otros organismos en la boca


La boca es uno de los mejores lugares de albergue para cientos de bacterias, hongos, virus y otros organismos microscópicos, debido a las excelentes condiciones que ésta cavidad posee, como la temperatura estable, la oscuridad y  la provisión constante de carbohidratos y azúcares que entran cada vez que se come o bebe algo.

Si bien, en promedio, en la boca habitan alrededor de 700 tipos distintos de gérmenes con una población de 100 millones de bacterias por cada milímetro de saliva, éstos se pueden mantener “bajo control” con una correcta limpieza dental. Es más, la propia saliva se encarga de desintegrar estas bacterias o empujarlas hasta el tracto digestivo donde se consumirán en los jugos del estómago e incluso, en pequeñas cantidades, pueden ayudar a proteger el esmalte de tus dientes.

 

¿Pueden transmitirse enfermedades de boca y dientes a través de un beso?

 

Según los especialistas, en un beso de más de 10 segundos se pueden compartir alrededor de 80 millones de bacterias. Al no poseer un control adecuado, estas bacterias podrían multiplicarse descontroladamente y causar serios problemas dentales. Entre los más comunes están:


·     
Gingivitis: esta enfermedad de las encías tiene un origen bacteriano y estudios han comprobado que si la saliva de una persona con gingivitis hace contacto con la de una persona sin gingivitis y el “receptor”, no practica una correcta higiene bucodental, podría generarse contagio afectando los dientes y las encías del “receptor”. Esta enfermedad debe ser tratada a tiempo para evitar el desarrollo de la enfermedad periodontal, la que causa desde el sangrado de encías hasta pérdida de dientes.


·     
Caries: son causadas por la acumulación de gérmenes debido a la placa bacteriana. Estos gérmenes se adhieren al esmalte de los dientes en una placa pegajosa que al hacer contacto con las azúcares que se ingieren, crea un ácido que desgasta los dientes capa por capa. Estas bacterias se transportan por la saliva por lo cual un beso es un medio bastante propicio para su propagación.

 

A pesar que la saliva es el principal medio de propagación para estas enfermedades, cuando se tiene una correcta higiene dental se puede evitar el desarrollo y contagio de estas enfermedades a través de los besos.

 

Clínica Everest recomienda llevar una buena higiene dental, cepillándose después de cada comida y utilizando herramientas como hilo y enjuague dental. De esta manera, besar no será un problema.

CONTÁCTANOS
Besos y contagio de enfermedades bucodentales | Clínica Odontológica Everest